Aprender a conocer el color sobre un medio como es el agua, es una experiencia que todo ser humano ha de vivir.

Vamos a necesitar agua, cómo no, papel tipo folio o incluso algún papel un poco más absorbente, como papel para acuarelas que se puede comprar en cualquier papelería en formato bloc. Es un papel un poco más resistene que el folio. También podemos utilizar folios de un espesor más grueso, con más gramos que el folio para impresora.

También podemos utilizar papel de cocina, papel higiénico y periódicos. TODO VALE!

 

Si tenéis anilinas en casa, genial…. si no, podemos hacer un gran experimento como reclicar antiguos rotuladores secos.

SÍ! funciona muy bien! (Ese experimento lo explico aquí por si quieres aprender a reciclar rotuladores viejos)

 

 

 

Qué aprenden nuestros hijos con esta actividad?

 

 

1- a perder el miedo a jugar con el agua y MANCHARSE. Porque esta vez mamá y papá van a mancharse también!

2- a observar diferentes texturas y formas. Papel mojado es papel que vuelve a estar vivo y a toma forma y junto al color se pueden crear figuras muy bonitas

3- aprender a mezclar colores y a descubrir cómo cambia un color cuando añadimos otros. Leyes básicas del color.

4- primeras obras de arte ABSTRACTO colgadas en casa. Así comenzó KANDINSKI, guarreando con el color hasta que se dió cuenta de que un cuadro visto del revés cobraba mucha más personalidad de la que él había pensado. Entonces comenzó a pintar de manera aleatoria, sin sentido, sólo utilizando color y texturas. SIN FORMAS CONCRETAS. Y creó la ABSTRACCIÓN pictórica.